Carta a Juan Morel

Rafi Escudero

Un amigo lejano como el sueño de la flor
que murió en la mañana en que el otoño comenzó.
Ilusión que se pierde en la memoria de un autor,
que no encuentra una frase que dé fin a su canción.
Juan Morel, que desdicha que la historia no nos dió
ni un minuto para que conversaramos los dos.

Y por eso te escribo esta carta,
esperando encontrar en el cielo
a un amigo, que inspire en mi alma
otras danzas que cante mi pueblo;
Juan Morel, que se muere de frío
el jardín musical borinqueño.

Juan Morel, Juan Morel
cualquier tarde en que veas al creador,
llámalo y pídele
por esta isla que se cansa de ser ella.
Que nos dé el porvenir
unos campos más verdes cada vez;
un pensar, y un sentir
que ilumine nuestra senda al renacer.

Me despido, no dudes que un día
que camines entre las estrellas
se te acerque este amigo lejano
a contarte de a poco sus penas,
y entre risas y llanto podamos
compartir uno que otro poema.

Juan Morel, Juan Morel; Juan Morel.

* * * * *


Al Indice de Danzas